Home Noticias Infanteria de Marina Riding with the King

Riding with the King

Cuando un E1 sale de recon con FF. EE.

329
4
SHARE

El pasado fin de semana fue un día de trabajo arduo en el flamante servidor persistente. Después de un despliegue con precisión quirúrgica sobre la isla de Dabala, el SFS logró insertarse en territorio enemigo, avanzando a paso firme como jugando una partida de ajedrez digna de Garri Kasparov (a tal efecto, resulta curioso el hecho de que el ajedrecista sea ruso, no?).

Superada la fase inicial, el SFS debía hacerse fuerte: comenzamos la logística para la instalación del primer FOB. Cuervos tuvo mucho ajetreo, y entre remolinos de tierra e indicaciones del Sargento Cazador, los grandes sacos de arena fueron dando forma a las instalaciones. El resto nos apostamos para dar cobertura a los compañeros que se encontraban de fajina, ubicándonos en las ya castigadas estructuras en pie, que por cierto fue el saldo de la contra-avanzada enemiga generada por haber mojado la oreja de los soviéticos.

Durante mi guardia, un zumbido parecido a una abeja violenta chista por sobre mi cabeza. Qué fue eso? Bah, debe ser el viento. A los cinco segundos el Radioperador E3 Agman advierte: “Kaleb, escuchaste eso? Uhhh! Otra vez! Eso es un silenciador!”. Y sí… la diosa fortuna quiso que el nieto de Vasili Záitsev no tuviera un buen día y fallara dos o tres disparos con su fusil suprimido sobre nosotros. Rápido como un rumor, la voz se corrió en las ruinas: “Francotirador! bajen perfil! bajen perfil!”. Lentamente nos asomamos por las ventanas tratando de dar el menor perfil posible. Desde mi posición, comienzo a cortar la torta muy despacio, y en un momento de lucidez, advierto a nuestro hostigador. En ese instante note que alguien más estaba con nosotros: el Sargento Ghost de Fuerzas Especiales, con quién hasta ese momento no había tenido el gusto de compartir trinchera. Le informo la posición del tirador ruso, pero mientras lo mantengo en visual veo como se le vuela la gorra y cae inerte al piso, producto de disparos del Cabo Asturias y el Capitán Gheoss que también habían advertido su posición.

Superado el obstáculo escucho informes de situación por radio corta y dos sentencias durísimas: nos estábamos enfrentando a Fuerzas Especiales soviéticas, y alguien tiene que ir a ver de donde salen. Sabiendo que el Capitán Gheoss estaba presente, y advirtiendo la presencia de su hermano en armas Ghost, pensé: “bien, Fuerzas Especiales se hace cargo desde ahora y listo el pollo”. Pero no contaba con un detalle: el Capitán formó un equipo de patrulla y necesitaban un ametrallador ligero… justo la especialidad de quién escribe estas líneas. Debo reconocer que al escuchar el llamado me acomodé en la silla IRL y se me apretó un poco la tripa… como diría un sabio compañero de trabajo, “que cagada en un ratito…”. Fue aliviante saber que el Cabo Asturias también formaba parte de la patrulla como granadero y punta, siendo que en la mayoría de las misiones suelo acompañarlo. Carajo! No quería hacer nada mal… por un lado estaba el Capitán, y por el otro, mi jefe de escuadra. Escucho la voz de Gheoss que dice: “Kaleb de dos” e inmediatamente hice el repaso mental de todo lo que tenía que hacer: sector a cubrir, como moverme, el arma, revisar cargador, seguro, tapones, radio, respirar hondo y salir.

Nos movimos hacia el Echo entre la costa y una línea de casas como cobertura, saltando entre accidentes del terreno y vegetación. Mucho foco, mucha concentración. Hablar lo mínimo indispensable y mirada en profundidad; ningún detalle librado al azar. Cada rincón, cada terraza, cada ventana y cada callejón era un peligro en potencia. Trato de prestar atención a los movimientos de los FF. EE. y es notable que se mueven sabiendo lo que tienen que hacer. No hace falta aclarar nada, ni recordar zonas de cobertura, ni cuando bajar perfil. Nada. Cada uno sabe lo que tiene que hacer, y parece que el resto lo entiende sin necesidad de hablarlo, como si fuera telepatía. Y por delante mío, el Cabo Asturias que también se movía de la misma manera (y a mi entender podría ser un FF. EE. tranquilamente). Todo funcionaba como un reloj. Todo encajaba, todo salía bien.

Abandonamos la zona urbana y en el último salto, me pareció ver algo raro… ¿qué es eso? ¿Eso son aspas? ¿Eso es un helicóptero aterrizado? Mierda, eso es un condenado Mi-24 Hind, lo cual para infantería significa “la muerte en calzoncillos cortos”. Rápido el Capitán nos ordena tomar posiciones. Solo estaba el piloto y artillero en la cabina, y no más moros en la costa. La orden era simple: abatir a ambos lo más preciso posible, porque si el Juggernaut ruso llega a levantar vuelo, se termina todo. Procedemos a disparar y resulta todo un éxito: una precisión milimétrica de los cuatro tiradores abate aparentemente a los enemigos. Al confirmar la baja, el artillero recupera el conocimiento, levanta la cabeza y FRRRRRAAAAAAAAMMMMMM!!! En su último aliento el ruso logra disparar con la minigun de proa por encima nuestro con un ruido infernal que me hizo saltar de la silla IRL (posteriormente sabría de boca del E3 AustralMike que la descarga se escuchó desde nuestro FOB). Contestamos el fuego y les arrancamos la cabeza, literalmente. No llegue a ver bien, pero en el fragor de la escaramuza algún enemigo me disparó con su pistola Makarov y me impactó en el brazo izquierdo, sin mayores consecuencias después de una sutura del Capitán (mierda… estos tipos de FF. EE. saben hacer cualquier cosa, en serio). Mientras hacíamos cobertura Gheoss se acercó al helicóptero para obtener intel y ubicar unas cargas explosivas sobre los activos enemigos (carajo, en serio, estos tipos son como navajas suizas).

Esperamos a que el Hind deje de quemarse, y comenzamos a subir a la cota 36 para tener una mejor posición de observación. Una vez allí, se podía observar todo el valle. Después de unos minutos de escudriñamiento, el Sargento Ghost advierte contactos detrás de una edificación. Luego un francotirador ruso corriendo hacia unas casas. Algo raro se estaba tramando. De repente alguien advierte “Tanque!!! Tanque!!!”. A lo lejos se podían divisar al menos tres T-81 que avanzaban por un camino. Pedimos soporte CAS a Cuervos.

Silencio… solamente el Sargento Ghost susurrando contactos (todavía no se como hacen estos tipos para ver contactos desde tan lejos). En unos minutos se escuchan explosiones y se divisa un trazo de humo que baja desde las nubes: son Cuervos! El Dedo de Dios, el Fuego desde los Cielos. Una pasada y el primer tanque es historia. Una segunda pasada y el segundo tanque queda malherido. Mientras tanto, una patrulla soviética se acerca peligrosamente a nuestra posición y entablamos combate. Las balas picaban MUY cerca, pero la situación era controlable; los enemigos morían y nosotros nos manteníamos indemnes. Pero como lo bueno suele durar poco, la desgracia hizo lo propio: tres misiles lanzados en secuencia terminan derribando a nuestros Cuervos, quienes intentan maniobrar lanzando contramedidas pero finalizan su vuelo en medio del océano. La sensación de verlos caer es verdaderamente amarga; maldigo entre dientes a Putin y su cría. Entonces el Capitán decide que no debemos empujar más nuestra suerte y nos retiramos a la base.

Durante el retorno al FOB, escuchamos por radio que una batida de comunistas estaba ametrallando sin piedad a una patrulla de reclutas del SFS, liderados por el Rec Mono. Habían tenido la mala suerte de pasar entre unas edificaciones donde quedaron a merced de una PKM muy bien emplazada (créanme, no quieren quedar a merced de una HMG rusa bien emplazada, en serio) y dos o tres fusileros más. Gheoss pide un stack-up rápido y me ordena que indique por radio a los reclutas que mantengan posición con ojos abiertos para no provocar fuego amigo, dado que nos aproximábamos a su posición. Nos escabullimos entre los edificios y la maldita Internet se cobra la vida de cinco miembros del SFS (una caída de la red a nivel ciudad forzó su desconexión), entre ellos el Cabo Asturias. ¿Y ahora qué hago? Quedé solo con dos miembros de FF. EE. esperando estar a la altura de las circunstancias. Entre saltos controlados llegamos donde los reclutas, quienes estaban manteniendo la posición de forma estoica, con el piso regado de gasa y sangre, sin ceder un centímetro. El Capitán les ordena que se retiren en perfil bajo y procedemos a la limpieza de un edificio de departamentos donde suponíamos se encontraban los enemigos: era hora de devolver la gentileza con una buena dosis de capitalismo encamisado en bronce a alta velocidad.

Llegamos al edificio y Gheoss ordena: “esto sale dinámico, vamos Ghost”. El Sargento sin dudar agrega: “Tomo la derecha”. Y como dos ninjas sincronizados, salieron hacia dentro. El E1 Kaleb, que llevaba una M249 pesada como collar de melones, al no ser el más apto para CQB, rápido se prestó a cubrir las escaleras mientras los FF. EE. limpiaban habitación tras habitación, piso tras piso. Transcurridos unos minutos llegamos a la terraza sin ningún tipo de amenaza detectada, salvo el cadáver de un Nicolai pudriéndose al sol… es entonces cuando nuestro jefe encuentra la maldita PKM en un tejado detrás de una edificación baja. Nos apostamos y lo ametrallamos sin piedad. A los escasos minutos el Sargento Ghost detecta los tres fusileros restantes escondidos cual cucarachas tras unos árboles, unos 100 metros más lejos de la ya fallecida PKM (válgame Dios, este tipo tiene la visión térmica del Depredador, ¿cómo carajo los vio?). Rápido, les abre fuego y se los carga con el soporte del jefe y mío. Un poco mas de overwatch desde lo alto, y volvimos a base.

Ya en base dejé de contener la respiración. La verdad que fue muy tensionante e intenso. Tuve la suerte de ver de primera mano lo que es pertenecer a Fuerzas Especiales: hay que tener los fundamentos teóricos y la experiencia práctica, hay que ser rápido y además preciso, hay que tener temple y sin embargo explotar en agresión cuando la situación lo requiera; en breve, hay que estar curtido por la guerra. Y en lo que a este humilde E1 respecta, ya tengo un norte a seguir, ya se qué quiero ser cuando sea grande.

Detonación de Hind enemigo por el Capitan de FFEE

Segundo video donde se muestra el fuego y supresión, baja de Cuervo 1.

4 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here